Corrientes 1515 - 10º A - 43728969 / 43754209

viernes, 5 de agosto de 2011

Carta de Julio B. J. Maier a Raúl E. Zaffaroni

publicado en Página/12 5/8/2011

Apunten, fuego

Por Julio Maier *

Apreciado Raúl:

Me gustaría conocer qué le atribuyen y quién es el “atribuyente” (valga el neologismo). El primer dato es imprescindible, pues cualquier juicio de valor, con mayor razón el que reposa sobre una conducta humana, necesita un objeto y tal objeto debe estar, desde el comienzo, bien descripto. Cuando el objeto es una conducta humana, lo mínimo que podemos exigir consiste en definir la conducta y calificarla; por lo contrario, no resulta idónea la descripción y la calificación que se refiere a la relación de una cosa con una persona, ni a la conducta de otros, salvo que –en idioma penal–, como usted sabe mejor que yo, se establezca una relación de participación en el hecho de otro. La descripción y el significado que, a juicio del “atribuyente”, deben ser analizados, son también imprescindibles en la vida de relación para que usted pueda responder, defenderse de la imputación. Si bien no he leído ni escuchado toda la catarata de dimes y diretes que hoy lo tienen a usted por centro, le confieso que, aun dejando de lado la procacidad y la falta de educación de algunos, no he conseguido conocer qué le atribuyen, si se supone –como algunos esconden con mecanismos increíbles– que ello debe portar el signo del delito o, al menos, de la mala conducta en el ejercicio del cargo.

Más me desorienta el hecho de que una imputación formalmente definida como delito, por vía judicial, esto es, fundada en elementos públicos, ha provocado un éxito político sin precedentes hace escasos días a través del voto ciudadano y sido valorada por los porteños tan positivamente, que pudo ser calificada así por el mismo imputado.

La pregunta por el quién se relaciona con la advertencia anterior: algunos proclaman la necesidad de un juicio político en su contra o le recomiendan que renuncie a su cargo de juez de nuestra Corte. Me gustaría poder preguntarles a ellos por qué toleran en cargos públicos a aquellos sobre los cuales pesan imputaciones delictuales formales y, más aún, los votan como ciudadanos y públicamente para ejercer cargos electivos, mientras pretenden crucificar a otros sin conocimiento alguno. Peor aún, varios de los que así se pronunciaron son abogados y hasta creen ser juristas.

No se moleste en contestarme. Usted, en verdad, ya contestó a mis interrogantes en sus libros y escritos, sobre todo cuando explica la relación entre prensa y pena. Con la misma falta de educación que algunos han demostrado para con usted intentaré consolarlo pidiéndole que no se preocupe pues, según la afirmación vulgar, “por interés baila el mono”.

* Amigo y colega como profesor en la Facultad de Derecho de la UBA.

5 comentarios:

Jorge M. D´Agostino dijo...

Respetado Dr. Maier: Si hay algo sublime para la República es la justicia impoluta que deviene de jueces impolutos. Si esos jueces integran la CSJN, entonces además deberán estar legitimados en su orígen y en su ejercicio, esto es, tener credibilidad en razón de ser ellos quienes definen sobre la vida, el honor y la libertad de los argentinos. Habiendo el Ministro, aceptado un dejo de negligencia respecto del control de su administrador, la República deberá ser intransigente. Sin realizar juicios de valor sobre la conducta, entiendo que no actuar estrictamente en estos casos, nos ha llevado, com Ud. dice, hasta tolerar en cargos públicos a aquellos en quienes pesan imputaciones delictuales. Los hechos objetivos no fueron creados periodisticamente y dada la magnitud de los mismos, ya no importa para La República si hay o no involucramiento. Creer en un juez es muy importante para el sistema. No hay lugar para indulgencia. Muchas gracias. JORGE MARCELO D´AGOSTINO - Abogado, Profesor Universitario, admirador acádémico del Dr. Zaffaroni<

CASTRO ALLO dijo...

Resulta doloroso para quienes nos formamos en la Universidad ver que una de nuestras mejores mentes tiene momentos de humanidad que lo convierten en un ser comun.
Yo le aplicaria (no solo a ZAFFARONI)aquel concepto que vertiera CESAR, cuando la Justicia demostro que su esposa no habia sido infiel y a pesar de ello le pidio el divorcio "la mujer de Cesar no solo debe ser honesta, tambien debe parecerlo"

Adolfo Voss dijo...

Es reconfortante ver como preclaros hombres de derecho reconocen en gigantes comop Zafaroni que en virtud de su obra pasada -la cual sólo veo citada en la prensa argentina una pena no- están por encima de las leyes y que pueden reposar placidamente en sus viejos laureles para no rendir cuentas ante nada ni ante nadie. Sigan así muchachos...

adolfo voss dijo...

Dos comentarios por post y te das el lujo de censurar... la verdad pienso en las pobres pibas explotadas y siento mucha pena saludos.

Anónimo dijo...

No entiendo NADA, Zaffaroni debía administrar a su administrador? Para que carajo le pagaba? No se supone que si uno acepta realizar una tarea debe ser responsable de ella? Zaffaroni es responsable de lo que haga un tercero? Cualquiera de nosotr@s puede ser penad@ (legalmente o moralmente) por lo que haga otr@? Esto no es contrario a un principio legal que sostiene que nadie es responsable por la falta de otro?